Diseño de una vajilla sostenible

¿Qué es?

Se trata de una vajilla de cerámica en desarrollo que minimiza los impactos ambientales gracias a la selección de sus materiales, a su geometría, composición y multifuncionalidad, así como a su producción, su embalaje, distribución y mucho más. Se pueden conseguir grandes resultados investigando, experimentando y tomando decisiones valientes.

¿Cómo surge?

Nace en Mérida como un trabajo en la carrera de Ingeniería en Diseño Industrial en la Universidad de Extremadura por parte del también ceramista Julián Ortega Durán. El propósito es desarrollar una nueva línea de producto dentro de la marca Terralfar. Al comienzo del mismo, Julián participaba en una formación de emprendimiento sostenible de la consultora gallega MedAtlantia, especializada en economía social, que sirvió para impulsar la iniciativa y potenciarla.

¿Cuál es su estado actual?

Ahora está en fase de diseño e investigación dividida en varias áreas: 1) pasta cerámica, 2) esmalte, 3) forma, 4) proceso de producción, 5) embalaje, 6) contenido adicional, 7) distribución, 8) puntos de venta y 9) publicidad. Cada día avanzamos, logrando pequeños pasos hacia un producto mucho más sostenible.

¿Cómo estamos consiguiéndolo?

Sostenibilidad es sinónimo de mejora constante, para hacer del producto algo no solo menos perjudicial, sino beneficioso para el medio ambiente y social. En algunos aspectos, las mejoras vienen de tomar la economía circular como una autoexigencia. En otros, el ecodiseño (guiándonos por la norma ISO 14006) viene de la mano de la reducción de impactos como la huella de carbono, reduciéndola al máximo gracias a funcionar local y regionalmente. También minimizando la huella hídrica o seleccionando materiales más inocuos para el medio y para los trabajadores. Y, muy importante, lo estamos consiguiendo cocreando, porque aunque Julián lleve la iniciativa del proyecto, la cantidad de gente de todos los ámbitos y disciplinas que está aportando su granito de arena, es inmensa, porque muchas mentes funcionan mejor que una.

De momento, nuestra principal conclusión es que casi todo se puede mejorar inmensamente y somos muy optimistas. Solo hace falta iniciativa, echarle muchas horas a la investigación y cubrir estos gastos. ¡Y estamos deseando contaros más!

 

Para cualquier duda, escríbenos.